Preguntas frecuentes

 jardín zen

  • ¿Hay diferencia entre una crisis y un proceso personal?

En esencia, las dos cosas son lo mismo pero la diferencia es importante. En el proceso personal la persona se “implica” conscientemente en lo que está ocurriendo, aprovechando las dificultades que surgen para cambiar o, como mínimo, para reconocer temas no resueltos.

  • ¿Cuál es el momento de buscar ayuda en el proceso personal?

Dependerá del tipo de situación y de la capacidad de la persona. Pero, en general, es importante la ayuda exterior porque nos acompañará en los momentos más difíciles y nos podrá indicar aspectos propios que nos pasan desapercibidos y que de alguna forma “boicotean” el proceso.

  • ¿Por qué hay cierto temor en todos “estos temas” como proceso personal, eneagrama, constelaciones…?

Básicamente por ser algo desconocido y no “controlable”. La posibilidad de que se “escape de nuestras manos” o de nuestro entender… produce cierta inquietud. Es bastante adecuado una información básica y asequible (en cuanto a vocabulario y dinámica) a la persona que quiere acercarse a alguna de ellas.

  • ¿Eneagrama y numerología son lo mismo?

La numerología se basa en la fecha de nacimiento, por lo que se ubica en las “ciencias metafísicas”; el eneagrama es un método psicológico que, cuando se profundiza lo suficiente, se despliega hasta el nivel espiritual de la persona.

  • ¿Utilizar el Eneagrama no es una forma más de etiquetar?

Por supuesto dependerá de la persona que lo va a utilizar. Está creado para ser utilizado como un método de autoconocimiento y, además, de conocimiento y entendimiento de las personas con las que convivimos. Conocernos nos ayuda a entendernos; y conocer al otro, nos ayuda a entenderlo.

  • ¿Para qué me sirve saber qué número soy (Eneatipo)?

Conocer el eneatipo propio no solo amplia mi auto-conocimiento, sino que me ayuda a “pillarme” en los momentos de descentramiento; me indica las pautas que mejor me van para centrarme; me matiza sobre mis positiva (Virtud) y la negativa (pasión); me descubre la motivación primaria de mis acciones (herida básica); mi tendencia instintiva para reaccionar ante el mundo exterior (auto-conservación, social, sexual); y me indica cuál es la “Idea Santa” de la que me he disociado (mi conexión/desconexión con lo divino).

  • ¿Es la terapia biodinámica un tipo de masaje?

No, es una práctica terapéutica compartida, entre el cliente (paciente), el terapeuta y la escucha de la “historia de vida no contada o gestionada” que se encuentra atrapada en el cuerpo del primero.

  • ¿Una sesión de terapia biodinámica puede hacerme daño?

No, es una técnica sutil (leve toque con las manos en el cuerpo, sobre una camilla, con ropa cómoda); nada invasiva (respetuosa con el momento y la capacidad del cliente).

  • ¿Se le da algún guión o información a los participantes de una constelación?

No, la información a veces es conocida porque el mismo cliente que se va a constelar la cuenta, otras veces sólo la conoce el constelador y él, otras sólo el cliente… y otras nadie. La “Información” de alguna manera todavía no desmostrable se encuentra en el “campo energético” que se ha formado entre el grupo.

  • ¿Hay que hacer algo especial para poder ser un representante en una constelación ?

Sólo ofrecerse y, cuando aparece algún sentimiento o sensación, dejar que se manifieste.

  • ¿Por qué yo no siento nada en una constelación?

Puede ser que el personaje al que representas no sea una persona conectada al sentir. O puede ser que tu, sin tener conciencia, te bloquees; bien por cierto temor o respeto ajeno.

  • ¿Las constelaciones permiten predecir el futuro?

No, indican un movimiento o un estancamiento inconsciente que existe en el sistema, y propone una posible solución, la más idónea y posible para la persona que está trabajando y para su sistema.

  • ¿Mi sombra son mis defectos, lo malo que hay en mí?

No, es el conjunto de cualidades, características y posibilidades que no han podido ser desarrolladas o que han sido reprimidas y, por consiguiente, están en el inconsciente.
Se convierten en defectos porque no han podido manifestarse, a medida que van siendo reconocidos e integrados, se van volviendo menos oscuros.

  • ¿Entonces, los defectos que “viven” en la sombra, son buenos?

No se trata de que sean buenos o malos, sino de descubrir porque están ahí y para qué. Descubrir que tienen un mensaje sobre alguna necesidad muy primaria no escuchada, ni satisfecha.

  • ¿La meditación Zen es una forma de relajación?

Es “un encuentro” con el silencio interior, a través de la respiración. El zen lleva a la Presencia, la relajación sería un “efecto secundario” del mismo.

  • ¿El Zen es algún tipo de religión?

El zen que nosotros practicamos es transconfesional. Lleva al practicante hacia dentro de sí mismo, no hacia una estructura exterior.